924 95 46 64    Sólo damos servicio en EXTREMADURA.
icono whatsapp 648041285

924 95 46 64    Sólo damos servicio en EXTREMADURA.icono whatsapp 648041285

La propagación de la legionella a través de los sistemas de refrigeración y aire acondicionado puede ocasionar un serio problema de salud pública. Por ello debemos tomar las medidas necesarias para el control de legionella.

Aire acondicionado y agua: la casa de la legionella.

Los sistemas de refrigeración o aire acondicionado de los edificios son la causa de un gran número de los brotes de legionella, especialmente en las grandes instalaciones de complejos públicos como son los hospitales, los centros comerciales o las oficinas. Todo esto hace que sea fundamental el control de la legionella a cargo de un servicio técnico especializado como GTSA.

Los sistemas de aire acondicionado aspiran aire fresco. Este aire puede contener gotas microscópicas o aerosoles de torres de refrigeración de otros edificios, de fuentes públicas o incluso de los aspersores de riego de plazas y jardines. Si este aire está contaminado con legionella, se propagará por nuestro edificio, pudiendo llegar a nuestros pulmones por inhalación, con el consiguiente riesgo de enfermar de legionelosis. Lo mismo ocurre cuando el sistema de refrigeración va captando el aire caliente del propio edificio para posteriormente enfriarlo y devolverlo a las estancias del edificio. Si en algún lugar del edificio hay alguna fuente de bacterias de legionella (duchas, fuentes, agua de irrigación, etc.) esta bacteria puede propagarse con gran facilidad a través del sistema de refrigeración.

No hay duda de que el problema que pueden ocasionar las instalaciones de aire acondicionado se minimizan siempre y cuando se lleve a cabo un correcto mantenimiento. En este sentido, la prevención es siempre la mejor medida que se puede adoptar para el control de legionella. Para ello hay tres puntos claves y que son sencillos de aplicar:

  • Mantenimiento periódico contra la legionella.
  • Mejora de las instalaciones cuando se estime necesaria.
  • Control periódico de la calidad microbiológica y físico-química del agua.

No debemos olvidar que otro aspecto fundamental es la limpieza y desinfección de las torres de refrigeración, siendo recomendable llevarlas a cabo un mínicmo de dos veces cada año. También es necesario llevar a cabo estas labores de limpieza y desinfección en aquellos equipos que hayan estado parados más de un mes, ya que en estas condiciones, el riesgo de que la legionella se multiplique es mayor.

En GTSA, como empresa especialista en el control de legionella, ponemos a su disposición nuestros servicios. Contamos con un equipo humano altamente formado y con una amplia experiencia en el sector, además de con los medios materiales más modernos. No dude en contactar con nosotros antes de que la legionella se convierta en un problema para su salud.

Actualidad

certificados empresa plagas GTSA

CERTIFICADOS DE CALIDAD DESDE 1999 A SU SERVICIO

Solicite inspección gratuita

Llámenos al 924 95 46 64 o déjenos su mensaje sin compromiso