924 95 46 64    Sólo damos servicio en EXTREMADURA.icono whatsapp 648041285

¿Se puede transmitir la legionella por los alimentos o por el agua que bebemos? Te resolvemos esta y otras dudas sobre el control de legionella.

Cuidado especial de los alimentos para prevenir la legionella

La legionella es una bacteria que debe estar muy controlada, ya que es capaz de provocar la enfermedad denominada legionelosis, que si bien por si sola no llega a ser muy grave, el problema aparece cuando el enfermo padece algún otro problema serio de salud. La coexistencia de estas dos patologías es lo que hace que cuando hay un brote de legionella en alguna de nuestras ciudades, haya víctimas mortales. Por lo tanto, la transmisión y el control de legionella deben ser tomados muy en cuenta.

En este post queremos contarte más sobre los distintos modos de transmisión de la bacteria y su peligrosidad (o no) cuando ingerimos alimentos que puedan estar contaminados por legionella. A pesar de la creencia de muchas personas, en ningún caso se transmite la legionella a través de alimentos. Tampoco por beber agua contaminada. Es muy importante esta aclaración porque cuando se conoce un brote de legionella en una determinada zona, algunas personas dudan de si es seguro beber agua o incluso consumir frutas y verduras que hayan podido ser regadas con agua supuestamente contaminada. Y es que la enfermedad solo puede ser provocada cuando respiramos y captamos de manera involuntaria unas gotas microscópicas o aerosoles que transmiten la bacteria. En esta situación, la legionella llega a nuestros pulmones, donde puede resultar muy perjudicial.

Como ya sabemos, en la mayoría de los casos la legionella, tras un periodo de incubación de entre dos y diez días, produce síntomas como: cansancio, dolores articulares, cefalea, tos, fiebre, diarreas, expectoración, etc. No se dan todos los síntomas en un mismo enfermo. En realidad la bacteria puede ocasionar síntomas diferentes en dos personas distintas. Cuando el paciente es una persona sana sin enfermedades previas, puede llegar a pasarse la convalecencia como si de una gripe se tratase, sin ser consciente del problema que realmente tiene.

Los peligros de la legionella para nuestra salud son elevados, especialmente en verano. Por este motivo, en GTSA recomendamos siempre que se lleve un control estricto de la limpieza y desinfección de aquellas instalaciones que puedan constituir un foco de legionella, como son los equipos de refrigeración y aire acondicionado. En GTSA te ofrecemos una amplia gama de servicios. Somos expertos en el control de legionella.

Actualidad

certificados empresa plagas GTSA

CERTIFICADOS DE CALIDAD DESDE 1999 A SU SERVICIO

Solicite inspección gratuita

Llámenos al 924 95 46 64 o déjenos su mensaje sin compromiso